Seguro que lo primero que has pensado al ver las palabras orden y niñ@s juntas ha sido… ¡imposible! Efectivamente es algo difícil de conseguir pero, con estos tips imprescindibles, verás como poco a poco tu hogar vuelve a recobrar la paz.

Eso sí, antes de conocer estos consejos, es aconsejable partir de la premisa de que inculcar el orden de las cosas es fundamental para lograr que nuestr@s hij@s aprendan a ser personas estructuradas. Así, en el futuro, sabrán cómo organizar sus ideas y conducir su vida.

Ahora sí, vamos allá con los tips de la mano de la organizadora profesional Tamara Calvo (colaboradora de GiFi).

1) Enséñale el hábito de ordenar

A través de la imitación: l@s niñ@s aprenden del ejemplo, por lo que tú deberías ser la/el primera/o en ser ordenad@.

Desde la motivación: hazle partícipe en las tareas del hogar, enfoca el momento de ordenar, por ejemplo, sus juguetes, como si de un juego se tratase; existen canciones (incluso en diferentes idiomas) para hacer divertido el momento.

Establece normas y rutinas, ya que es fundamental para que gane seguridad y adquiera pequeñas responsabilidades. Puedes utilizar pizarras para hacer la lista, cuadros de comportamiento o tablas de recompensa.

– Aunque pueda parecer obvio, ten presente la paciencia, mucha paciencia. Educar en el orden no es algo que vayas a conseguir de la noche a la mañana, requiere de tiempo, constancia y hablarle siempre desde la más absoluta calma.

La clave para lograr este hábito es empleando conductas positivas y flexibles, sin llevar el orden al extremo. No debemos olvidar que son niñ@s y por tanto, al igual que tú, tienen días mejores y peores.

2) Organiza la casa definiendo espacios

Si quieres que tu hij@ sea ordenad@ debes ponérselo fácil… Vale, pero ¿cómo?

Es importante que las zonas de la casa estén bien definidas (zona de juego, espacio para dejar las zapatillas, lugar donde se come…) y, por supuesto, que su habitación le acompañe en sus diferentes etapas de la vida. Veamos un ejemplo de ello:

Habitación del bebé: debe ser segura para él/ella, cómoda y práctica para ti. Un mueble-cambiador con cajones es la mejor opción para guardar su ropita y accesorios. Sobre ello, podemos utilizar cestas de mimbre para guardar pañales y productos de higiene y dentro de los cajones, cajas de tela o plástico para organizar sus cositas por categorías. Recuerda ordenar la ropa siempre por tallas.

Cestos para organizar compartimentos

Cestos para organizar compartimentos

Habitación para niñ@s: es imprescindible que ciertas cosas estén a su altura para que vayan ganando autonomía. Por ejemplo: un perchero con su mochila y su chaqueta, la estantería con los libros, el calzado, una mesa y silla para sus manualidades. En cuanto a los juguetes, lo mejor es almacenarlos en cajas y/o contenedores de colores.

Cestas apilables para guardar los juguetes

Cestas apilables para guardar los juguetes

Habitación del pre-adolescente: ha de ser un espacio privado. Lo mejor es dejarles que participen en el diseño de su habitación y que decidan el color del mobiliario o si quieren tener un mural, un corcho, un espacio con fotos… En este caso lo más importante es que disponga de un escritorio minimalista, sin distracciones que le impidan enfocarse en sus estudios.

Un escritorio despejado favorece la concentración para estudiar

Un escritorio despejado favorece la concentración para estudiar


Una vez dicho esto, solo queda animarte y enviarte mucha fuerza porque, como dice la famosa cita: “educar no es imponer un camino, es enseñarles a caminar”.